Carrusel

Laverne

se eleva entre la pendiente de un matorral,
      he intentado dibujar una máquina circular
                  que esté estática en la conmoción
                                              de un no sé qué,
                                                   (de qué sé yo)
abajo en sí,
renace entre la vida que
       está volviendo desde las flores y el altivo
                      que tiene los pisos que deambulan,
y una naturaleza podrida
me borra las plásticas vueltas,
y la alarma quiere coger las lástimas
       sentadas ellas entre los cables y yo,
mirando la máquina que da vueltas
          en la realidad estática del calor,
y la voz de plata,
y el sol que no volverá
     a quererte en  la consciencia que
                                                       espera.
 
Me acuerdo de Berta y sus huesos,
aquellos que criticaron la próxima vedetta,
y pienso que en Valencia la gente pasa
                                      en medio de mis flores,
y nadie entiende nada,
                         ni le importa.
 
Estoy en el bulevar de la imaginación
                          prediciendo ser tan normal…
 
Yo, el que sitúa, muere, sufre, ama y llora,
espero en el espacio donde así duermes,
ahí donde las palabras salen como el camino
                                       que no quiere retirarse
                                        mientras los bichos esperanza
                                         esperan en el cauce del próximo cigarro,
ahí está mi vida,
         estoy en la contradicción del deseo del cuerpo,
donde,
nuevamente,
la revelación del amor
                juega el papel maldito de la esperanza
                                           en la puerta de las flores,
imagino cómo la rueda del tropel
                    destruye la rutina vacía del café,
y mi corazón de periferia,
sueña con tu nariz de violín,
tus bellos gritos,
tu fuertes trazos de sonrisas,
ahí estoy entendiendo cómo las luces
                      de este carrusel actúan como la catarsis
                                 de noches enteras de ojos y palabras,
                                         que toman buses donde nadie se besa.
 
                                                                      Valencia, junio 2019


2019-10-18 01:02:30 UTC