Epigramas

Ernesto Cardenal

De pronto suena en la noche una sirena
de alarma, larga, larga,
el aullido lúgubre de la sirena
de incendio o de la ambulancia blanca de la muerte,
como el grito de la cegua en la noche,
que se acerca y se acerca sobre las calles
y las casas y sube, sube, y baja
y crece, crece, baja y se aleja
creciendo y bajando. No es incendio ni muerte:
                                            Es Somoza que pasa.
 
 
Ernesto Cardenal, “Ernesto Cardenal (1925)”, en  Antología General de la Poesía Nicaragüense, ed. Jorge Eduardo Arellano (Managua: Ediciones Distribuidora Cultural, 2007), 360.


2020-01-01 21:47:38 UTC