Niños muertos en las fronteras imperiales

Laverne

Lo único que ha cambiado
         son los pedazos de humanidad
              marchita que busca la ira
                 de las fronteras para poder
                    soñar en un mañana mejor.
 
Nicaragua, Honduras, El Salvador,
                        Guatemala, México,
el charco de muerte esquina,
las muertes compartidas,
el agua de los gritos en
                    sueños inútiles,
   mientras la imaginación
       no para en uno de los profundos ríos,
se escucha la incapacidad
               de conjuros que se oyen
                                    en gritos miedos,
  en el tufo de la desesperanza ahogada,
   en la vieja ira de odios imperiales,
        que bloquean la vida
                     en las remesas-comida.
 
Los ecos de las noches tristes
     son más fuertes en los demonios de ayer,
en las calles serias donde el
               sol se niega a dormir,
y la lágrima cae en sudor,
ahí ando preocupado por
               los niños muertos,
       o lo que circulan en los vientres
                        de madres caminadoras,
por la brisa que levantan los tanques,
y las botas negras sobre el suelo
                  de la policía de fronteras.
 
Ya no quiero ser indigno solo
       a través de las oscuras
           imágenes del poeta,
que nacen al norte del sur
                         de mi alma,
     para encarnar en mí,
     en mi mente y mis actos,
todo aquello de lo que aborrezco,
que solo existe en sentimientos y anhelos
                                      y residuos de sueños.
 
Es mentira que la naturaleza y la vida
               están en la carne de la praxis,
                                             es mentira.
 
La naturaleza es la escusa de aquel
que quiere extraerse a través de ideas
        que solo florecen junto al
        cómodo salario de la insurrección
                                                      literaria.
 
Aquellos que no puede amanecer
y los que no quieren, siquiera,
llegar a la imaginación,
están muertos en sueños inútiles,
tirados en los charcos de la esperanza
                       de las fronteras imperiales.
 
Todo esto surge cuando
vierto mis viejos amigos,
cuando abrazo sus almas
      y me cobijo en un pequeña
                           isla de esperanza.
 
Desde acá me convenzo
      en lo subterráneo pero verdadero,
en la fuerza que mueve los pies
    hacia un paso más allá
            donde la humanidad
            solo puede verse en espejos,
para llorar y revivir
    en la noche junto al
       calor de mis amigos
                             muertos,
en la humedad
del amor de la esperanza
caída en los charcos
         de las fronteras,
en los horrores
  de los niños muertos,
     en la carne de nuestros amigos caídos.
 
                                        Valencia, 27-06-2019


2019-07-03 11:01:44 UTC