Cómo pensar la poesía a través de los tapis

Laverne

[el día previo a la caída al pavimento]
 
Veo una flor con sus ramos queriendo
ser más que un árbol podrido en una universidad,
el olor a putrefacción de la consciencia baila
                                  al son de muchas cumbias,
las miradas peligrosas
del más allá que hacen vibrar
        la superficie del cuadro,
y quiere tirarse a los carros
              de la desesperación
            pero todos paran
           gritando muchos
               improperios.
 
[primera caída a la cárcel]
 
Vuelvo a la gimnástica tomatinga solo con
                      tus ruidos pero desde la cárcel,
de luchas constantes con las fuerzas
                          del orden que te ven
                           con el bastón
                     de la supervivencia de la
                                                  yerba mala,
                                            (que nunca muere)
la elegía de una masturbación
      imposible en logros
             inalcanzables,
y las voces familiares
   de las frutas
     donde está tu cuerpo,
que recibe los líquidos
       de la efímera victoria
                            contra la ley,
y las derrotas solo aparecen cuando
cierran el bar o el portón de la casa
                                               del relajo,
o el chillido de la puerta de la celda,
tus amigos, los presos,
             aún te recuerdan.
 
[soñando libertad con alcohol]
 
Yo decidí dormir en varios sueños,
donde mueven los tombos con macanas,
para acelerar el paso hacia la nada,
pero el día siguiente,
la mañana desinteresada
              de estas preguntas,
vuelve al sol al caminar,
como saliendo de las trincheras
                       de falsos abrazos,
                       de falsos amigos,
                       de falsos crucigramas.
 
[un día de goma]
 
La mañana típica de los
                        dolores del sol,
y la cara despierta dentro de un cuerpo
           que pide preguntas sin obvias
                                              respuestas,
y lo que veo son cuerpos inertes,
               antiguos amigos de cárcel,
  pero lo que busco
    es el refresco
      de la resurrección.
             (birra bieeen fría)
 
[los cuerpos tirados]
 
Están tirados al sol luego
      de la incómoda batalla contra la ley.
Están con los suspiros destrozados,
sus amigos
      no están,
      ni sus billeteras.
 
[El Estado y el alcohol]
 
Nadie les quiere "tomar"
                          en cuenta,
ni entre los bares
      y sus infinitas cuentas,
ni las farmacias,
ni las alcancías robadas
                       a sus hijos,
ni en la comandancia.
Nadie.
Nadie, ni los símbolos
          de los civilizados
         pequeñoburgueses
                 pipis, fresas,
                 pipirinais,
                   que fuman
                  hasta desfigurar
                     la jeta de la fama.
 
Sus billeteras
    solo alcanzan
     para la vergüenza
              de los bancos
o para coleccionar vacíos.
 
Ni las remesas hacen eco en la nostalgia
de los gritos de sus amigos encarcelados,
o muertos, o simplemente viviendo
    tranquilamente una vida de familia
      y yendo los domingos a la iglesia
                                   con quince hijos.
 
Es decir, los muertos en vida "civilizados".
 
[Muerte en vida]
 
Estan todos vivamente muertos.
 
Solo los ángeles de la soledad
permiten eliminar todos los recuerdos,
tengo muchas ganas de mirar solo
         viendo su apacible tranquilidad
de los falsos sueños de ultra tumba,
cuando sacan la mano para estirarse,
                             o para pedir un cinco.
 
[0 problemas con la ley]
 
La policía los ve como inofensivos niños
                              que hay que barrer o patear.
 
[el encuentro y la lectura de falsos poetas]
 
Hoy quise cruzar la línea
       hasta llegar a sus aposentos,
y no estoy solo,
ni los quiero esquivar,
tengo a todos los poetas muertas
            caminando en esta oscura
                                mañana soleada,
                                           para descifrar
                                               este misterio.
 
Sus ideas nos empujarán y 
         las calles destrozadas
por los antimotines de la libertad
                                                 poética,
son perfectas para escribir
       sobre la descomposición.
 
Los "radicales" cantores del estatus quo,
es decir, los falsos poetas,
envían todos los proyectiles
     escolares de la educación burguesa,
"tomar solo en fiestas oficiales,
tomar solo para hacerle el juego
          a la liga de la enajenación.
tomar para escribir culiolada
                    que suenen eruditas,
tomar totalmente solo,
como la evasión de lo que nunca será,
tomar, y tomar, y caer,
y emular a los verdaderos
   héroes de las superficies
      soleadas, orinadas y cagadas,
tambalearse en los hitos de la familia
         y la hipocresía, tomar y tomar, 
y vivir en sueños que nunca recordarán
                      cuando estén muerto,
agregar epígrafes de poetas
                                       malditos,
                                jugar a quezaso"
 
[los muertos y la policía poesía]
 
Primero. No están muertos.
Segundo. La policía no es la poesía.
Tercero. Crear e imaginar.
Cuarto. Agregue toneladas de alcohol.
Quinto. Procure transmutar los cuerpos.
Sexto. La poesía no es la policía.
Sétimo. Crear, crear, imaginar.
Octavo. Odiar y esquivar fresas.
Noveno. Insertar el poema en la lucha de clases.
Décimo.Sublimarse con lo hediondo de este mundo.
Undécimo. Intentar echar la sal en la llaga, y alejarse
                          leeentamente a un refugio lejos de la fama,
                                                                                   y la familia.
Último. Escribir para los muertos y redimirlos.


2020-01-02 21:13:03 UTC