En la cabeza de Armando Badilla

Laverne

                       Dedicado a los imitadores de sueños
 
Vieja maldita, comete tu rancho,
            vervea en la vereda miada de la calle 33,
                       ahí están las deliciosas piedras.
 
Brillan sobretodo detrás del cráneo
                   donde las cosquillas huelen a taco chino,
y las verdades solo son olores y gritos
                                        de resurección.
 
 
Hoy los cartones están más viejos,
el viento, el bendito viento de smock,
me peina la realidad para atrás
         mientras tomo mi pescozón
                                          con birra.
 
La gente dice “pa” y grita “pra, pra, pra”
 
 
Me vale picha todo, la vieja y el rancho,
las deliciosas piedras,
el sufrimiento
humano,
el tiempo,
el viento,
la vida,
todo.


2019-09-14 19:18:25 UTC