Poema para un amigo que sufre lejos

Laverne

                                                      Para Miguelov
 
En las europas los que sufren más
     tienen su corazón en la furia de un trópico.
 
Salen lágrimas en las discusiones
                             de los amores perdidos,
en la situación que complica los caminos
         que se han extraviado en situaciones
          en la que la gloria cayó muerta
            realizada en la vida de almas
              que no dejan de empujar
                 a la vieja desesperación
                 hacia los niveles en donde
                  esta contradicción juega
                     un papel marginal
                          en este mundo.
 
Caen los amigos,
     los amores perdidos,
        las ideas truncadas
            en la desesperación.
 
No sé como mandarte mis ríos secos.
 
Aquí estoy sosteniendo nuestra calma
                  con estos vasos con alcohol,
estoy recordando la furia de los mares,
los libros de nuestros dioses de liberación,
estoy sintiendo latidos compartidos,
cuando recibo el mensaje
      de una muerte en construcción,
la inversa sonrisa de la vida que no se puede,
aunque pueda sentir un átomo de posibilidad,
tengo que vivir la miseria de la espereza
                              en las mentiras del amor.
 
Son complicados senderos que
           podrán abrir solo corazones resignados.
 
Te doy lo que tengo….
mi dolor,
mi tristeza,
un mano pura que sufre en los recuerdos,
te doy los caminos que vendrán
             cuando se abra la huida,
cuando salga mi alma solidaria
           a los caminos del sonido.
 
Amargamente entre los árboles y máquinas,
    sigo viendo los agravios, y solo puedo tomar
             la sabia de la desesperación en este vaso.
 
Estoy aquí pero no estoy,
muero en el espacio
     donde mi imaginación
       cobarde camina sin reproches,
                       sin brújula, ni destino,
                          sin aviso, amigo,
comeré la indiferencia
    porque las flores vuelven a las flores
                      en el día en que todo esto,
                                toda este día oscuro,
no sienta vivir más,
cuando la estática memoria de los días que vendrán
                              pueda dar la estocada final a los sueños,
                                                                            y al olvido,
cuando el camino de los guetos tema discernir
     la aptitud del sufrimiento
       en los vestigios de un pasado
                               que fue lluviosos.
 
                                                 Valencia, 2019


2019-08-28 19:41:24 UTC