Sintiendo la miseria de un amigo

Laverne

                                                Para Miguelov
 
La mano sigue el camino de la libertad
y no da cuenta de la
            inteligibilidad del movimiento
                preconcebido en la violencia
                 de la naturalidad del acto del lenguaje,
y la belleza que la mente siente al caminar
                           en el campo sin el espacio,
donde los tuertos salen a gozar del tacto,
mientras camino ante la brisa militar 
       de la acción que advierte que las ventanas
               de las almas que surgen en la pesadas y
                                     malditas ganas de convenir
                                     ante ondulados encuentros amargos,
me hace pensar que todo esto,
toda esta emoción,
       es volar en una gigantesca mentira.
 
En medio del vacío de las ideas,
     de civilizados motivos para odiar
              lo que nos causa humillación,
quiero abrazar a todos
                los simples humanos,
que gastan su felicidad en el anhelo de
                                           la imaginación,
siento el dolor de un cuerpo
        tirado a la orilla de la esperanza,
        —podrido, vigilado—
por los poetas del capital
              que no deparan en soñar la cruda fábula
                            de una severa y sufrida
                                          nueva esclavitud,
siento los goces simples
de no sucumbir en la misera de su sangre
       que se marchita en cada respiro en los
                                barrios de la desesperanza,
     — dónde  fumé, tomé y lloré —
en los espacios donde
            mi carta se volvió así
—para sentir y amar y escribir estos vestigios—
ahí donde me siento a imaginar
           un génesis de los textos,
en el momento en que me enamoré de objetos
                 asociados a mis hermanas y hermanos,
                     que se esconden en todas las miradas
                       de miles de despedidas sin esperanza,
nos hacen pensar en aquellos que sienten cada
                     brinco en todas las esquinas
                      de la misera repetición
                                   de supervivencia,
    sufriendo mundo,
           salarios,
            sueños,
           desesperanza
         y desconsolación.
 
                                                              Valencia 26/6/19


2019-08-10 16:30:18 UTC