Joaquín Pasos Argüello (1914, Nicaragua - 1947, Nicaragua)

Joaquín Pasos

     Joaquín Pasos Argüello nació en Granada el 14 de mayo de 1914. Fue un escritor precoz y con 16 años se convirtió en el poeta más joven en integrar el Movimiento de Vanguardia.
     Estudió en el Colegio Centroamérica de Granada, y posteriormente curso Derecho, carrera que no llegó a concluir. Participó en muchas de las publicaciones más importantes que llevaron a cabo los poetas vanguardistas, así como en periódicos de la época, donde publicó muchos de sus poemas. De hecho, jamás publicó libro alguno en vida, aunque había dejado corregidas las pruebas de una selección poética, Breve suma.
     Como la mayoría de los vanguardistas, defendió en un principio a Anastasio Somoza García -incluso llegó a tener un puesto en el Gobierno, como Secretario de Protocolo-, pero este apoyo se rompió. Pasos comenzó a trabajar en 1938 en una revista humorística,Los Lunes de la Nueva Prensa, en la que casi en exclusiva se dedicaban a atacar a Somoza, lo que le costó la cárcel en no pocas ocasiones.
     Escribió junto al poeta José Coronel Urtecho la obra de teatro bufo La chinfonía burguesa, una pieza que parodea el espíritu burgués contra el que se oponían los vanguardistas y que está llena de elementos surrealistas y disparatados que la convierten en un precedente de las propuestas teatrales de Ionesco y su teatro del absurdo.
     El crítico Jorge Eduardo Arellano establece en la obra de Joaquín Pasos dos etapas fundamentales: la adolescente, que abarcaría el periodo entre los 14 y los 21 años, y en la que su poesía se vio muy influida por algunos poetas contemporáneos suyos en Estados Unidos y Europa, tales como Paul Morand, Philippe Soupault, Gerardo Diego y Rafael Alberti; y una segunda etapa, la de juventud, que llegó hasta su temprana muerte, pocos meses antes de cumplir 33 años, en la que desarrolló su obra más personal y que lo definieron como uno de los grandes poetas nicaragüenses del siglo XX. Pasos, según consideró uno de sus compañeros de generación, Manolo Cuadra llegó a sintetizar en su obra las dos tendencias principales del Movimiento de Vanguardia: la claridad y el hermetismo.
     Su poema más celebrado fue Canto de guerra de las cosas, un texto que para Mario Benedetti «podría soportar sin menoscabo el riesgoso cotejo con Sermón sobre la muerte de César Vallejo, Alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda o Soliloquio del individuo de Nicanor Parra».
     Joaquín Pasos, que también fue uno de los primeros y mejores cultivadores del indigenismo en su poesía, con piezas maestras como Misterio indio, murió en 1947 tras una larga enfermedad. Está enterrado en Granada.
 
 
Daniel Rodríguez Moya, "Joaquín Pasos (1914-1947)" en Antología: La poesía del siglo XX en Nicaragua (Madrid: Visor de Libros, 2010), 209-11.