El celular

Ernesto Cardenal

Hablas en tu celular
y hablas y hablas
y ríes en tu celular
sin saber cómo se hizo
y menos cómo funciona
pero qué importa eso
             lo grave es que no sabes
             como yo tampoco sabía
             que muchos mueren en el Congo
                          miles y miles
                          por ese celular
                          mueren en el Congo
en sus montañas hay coltán
                          (además de oro y diamantes)
usado para los condensadores
de los teléfonos celulares
                          por el control de los minerales
                          corporaciones multinacionales
                          hacen esa guerra inacabable
                          5 millones de muertos en 15 años
y no quieren que se sepa
                                       país de inmensa riqueza
                                       con población pobrísima
80% de las reservas mundiales
de coltán están en el Congo
yace el coltán desde hace
tres mil millones de años
             Nokia, Motorola, Compak, Sony
                          compran el coltán
             también el Pentágono y también
             la corporación del New York Times
  y no quieren que se sepa
ni quieren que se pare la guerra
para seguir agarrando el coltán
niños de 7 a 10 años extrae el coltán
                          porque sus pequeños cuerpos
                          caben en los pequeños huecos
             por 25 centavos al día
y mueren montones de niños
por el polvo del coltán
o martillando la piedra
que les cae encima
                          también The New York Times
             que no quiere que se sepa
             y así es que no se sabe
             ese crimen organizado
             de las multinacionales
                          la Biblia identifica
                          justicia y verdad
                          y el amor y la verdad
la importancia pues de la verdad
             que nos hará libres
también la verdad del coltán
coltán dentro de tu celular
en el que hablas y hablas
                          y ríes en tu celular.
 
 
Ernesto Cardenal, Somos polvo de estrellas (Managua: Centro Nicaragüense de Escritores, 2013), 138-9.


2019-11-22 16:55:53 UTC