Extrañeza

Laverne

                              al viejo mesero junto a la estación del tren
 
Sus patas tocan el fondo del no,
   y las cadenas llevan la bestia colgando
       de un pedazo de plátano que define su libertad
los anteojos oscuros le hacen ver
       como si fuera la vista aristotélica
            de una antigua burguesía alcoholizada.
 
Me siento extraño.
 
Me siento extraño sin los asaltos y el miedo.
 
Me siento extraño sin las nubes.
 
Me siento extraño sin los momentos
              de sagaz movidas, regateos,
                             en la mejenga de la vida.
 
Ayer vi los ancestros y comprendí
         que las camisas del miedo son
             tan miserables que disfruto del
             alcohol en los rincones del cansancio
                                                          de este lugar.
 
El día es extraño,
y la piel sufre de la sudoración
                      en esta contradicción.
 
No estoy acostumbrado a sentirme seguro.
 
Ayer vi el sufrimiento en un restaurante chino,
                                                          fue extraño.
 
El alma gastada sin bicicletas
     escupe su última erudición de pacotilla,
sin los apaños del capital que dibujan 
      la triste mirada de un anciano
       con  órdenes de esta compasión
                                   internacionalista,
son emigrantes de un viejo imperio,
y no tienen la necesidad de prostituir
                 la dignidad ya,
                   de por sí,
                   pisoteada.
 
Yo siento la miseria de una vida malgastada,
veo el dolor de su piel contemplando como
          son ajenos los líquidos
              de la emancipación,
y no puedo ser ajeno, 
no puedo seguir el camino sin brindar
                                  al caminar del recuerdo,
el recuerdo de su vida simple y llana,
el recuerdo de su manera de existir
                      en esta descomposición.
 
                                                                Valencia, 2019


2019-08-16 15:29:04 UTC