Se examinará la literatura

Bertolt Brecht

                            I
 
Los que se sientan a escribir en las sillas de oro serán interrogados acerca de los que
les tejían las ropas.
No en busca de sus sublimes pensamientos
se examinarán sus libros, sino que
por alguna frase ocasional, que permita inferir
una cualidad de los que tejían ropas,
se les leerá con interés, pues ahí puede tratarse de
rasgos de los preclaros antepasados.
Enteras literaturas,
redactadas con selectas expresiones,
serán exploradas en busca de indicios
de que también hubo rebeldes donde había opresión.
Implorantes apelaciones a seres sobreterrenales
demostrarán que entonces había terrenales sentados sobre terrenales. La preciosa música de palabras sólo dará noticia
de que para muchos no había qué comer.
 
                            II
 
Pero en esos tiempos se alabará
a los que se sentaron a escribir en el santo suelo,
sentados entre los de abajo,
sentados junto a los que luchaban;
los que dieron noticia de los sufrimientos de los de abajo, los que dieron noticia de las hazañas de los que luchaban, con mucho arte. En el noble lenguaje
antes reservado
a la glorificación de los reyes.
Sus descripciones de los abusos y sus llamamientos llevarán aún la huella dactilar
de los de abajo. Pues a éstos
se las dieron ellos, y éstos
las pasaron, bajo la sudada camisa,
a través de los cordones de policía, a sus compañeros.
Sí, llegará un tiempo en que
esos juiciosos y comprensivos,
coléricos y esperanzados,
que escribían sentados en el santo suelo, rodeados de los de abajo y de los que luchaban, sean alabados públicamente.
 
 
 
Bertolt Brecht, Poesías (Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental, 2017), 143-4.


2019-06-24 14:21:39 UTC